Salarios más altos para una Nueva York más fuerte!

Los trabajadores de comida rápida en la ciudad de Nueva York apenas si podemos pagar nuestros gastos. Muchos de nosotros ganamos el salario mínimo: apenas $7-25 la hora, lo que es tan poco como $11,000.00 al año. Mientras tanto, las gigantescas corporaciones empresariales para las que trabajamos, como McDonalds, Wendy’s, Taco Bell, KFC y Pizza Hut, forman parte de una industria de $160 mil millones de dólares. Estas corporaciones cosechan enormes ganancias y llenan a sus máximos directivos con unas compensaciones exorbitantes, mientras que la mayoría de sus empleados incluso llenan los requisitos para recibir cupones alimenticios.

Los trabajadores de comida rápida son padres de familia que están construyendo un futuro mejor para sus hijos; son los ancianos que no tienen con qué pagar su jubilación; son jóvenes muy trabajadores que sueñan con ir a la universidad; son fieles miembros de su congregación y son sus atentos vecinos. Somos neoyorquinos.

Estamos unidos en la lucha por un salario mejor para que tengamos con qué pagar la comida, la ropa y la vivienda que nuestras familias necesitan y se merecen. Subir el pago de nuestros empleos nos permitirá poner más dinero en la economía. Súmate a nosotros.

Para: Los máximos directivos de Wendy’s, McDonald’s, Pizza Hut, Domino’s, KFC, Taco Bell, and Burger King

Yo defiendo a los trabajadores de comida rápida en la ciudad de Nueva York que hicieron un paro laboral para pedir $15.00 y el derecho de formar una organización sindical.

Considero que aquí, en Estados Unidos, todo aquél que trabaja duramente debería poder pagar sus necesidades básicas, como sus alimentos, su renta y su transporte para él o ella y para su familia. Apoyar con sueldos dignos a sus empleados y a sus familias es una contribución crucial para alcanzar esa visión posible.

Atentamente,

Proveyendo su número de teléfono le permitirá recibir novedades de la campaña por mensaje de texto. Fast Food Forward nunca le cobrará por los mensajes, pero la compañías de celulares pueden aplicar cargos por mensajes y transferencia de datos.